Mapa web
Campus UNED

La Estación de Seguimiento de Satélites de Espacio Profundo de la ESA en Cebreros se convierte en sede de lujo para uno de los Cursos de Verano de la UNED sobre Astronomía

July, 5th 2018

La localidad abulense ha acogido el curso ‘De Cebreros al cielo: Astronomía desde la Estación de Espacio Profundo de la ESA’, dentro de la XXIX edición de los Cursos de Verano de la UNED, una oferta formativa estival del centro con una importante trayectoria y que se ha convertido en la más multitudinaria de las organizadas en la provincia de Ávila con cerca de medio centenar de alumnos.

Este curso lleva ya una trayectoria importante de varios años dentro de los Cursos de Verano de la UNED y una de sus características principales en cuanto a su alumnado es la diversidad, por lo que se han tratado los temas de un modo general, impartiendo conocimientos básicos unido a las novedades de los últimos descubrimientos de los investigadores en la materia. Además, el curso ha incluido conocimientos teóricos apoyados en con una dimensión práctica basada en la observación, tanto diurna como nocturna, la primera de ellas centrada en el sol –la fotosfera solar, las manchas solares y otros fenómenos relacionados- y, la segunda, en el firmamento, en estrellas, planetas, nebulosas o las galaxias.

El director del curso, Manuel Pancorbo Castro, profesor de Electromagnetismo y miembro del grupo de Astronomía de la UNED, ha destacado con respecto a la materia tratada estos días que “tratamos de proyectar el mundo de la astronomía como una ciencia histórica, una ciencia que servía para conocerse mejor a uno mismo, el sitio en el que uno vivía, cuándo era el mejor momento en las diferentes estaciones para sembrar, establecer los ciclos, dividir el tiempo en partes más fáciles de manejar”. La astronomía, ha apuntado, “forma parte del saber de la humanidad, al menos desde el Neolítico que se sepa, y creo que la formación es muy importante, para que tengamos unos fundamentos de cómo mirar al cielo y conozcamos qué es lo que podemos aprender de él”.

En ese sentido, ha explicado, “del cielo podemos aprender, lo primero, que somos una pequeña gota perdida en el cosmos y, una vez que sabemos cuál es nuestro papel en el universo, nos damos cuenta que mirar al cielo es como una especie de sublimación del espíritu, de pensar que hay vastas regiones del universo, que siempre hemos pensado que éramos el ombligo y que todo giraba alrededor nuestro y que no es así, sino que hay mucho más y nuestro papel es muy pequeño”. Otras cosas más mundanas que se pueden saber mirando al cielo, ha dicho, “puede ser, por ejemplo, la hora, como hacían los antiguos, que la establecían mirando el movimiento del cielo”. Por ello, ha concluido, “se trata de experiencias que están a nuestro alcance, que al vivir en un entorno urbano no le damos importancia, pero que antes era el eje de la vida de muchas personas”.

Otro de los ponentes y codirector del curso ha sido David Galadí, Enríquez, Astrónomo de soporte del Departamento de Astronomía del Centro Astronómico Hispano-Alemán en el Observatorio de Calar Alto en Gérgal (Almería), que ha destacado que “estamos en un buen lugar para realizar las observaciones astronómicas, pero no estamos en una buena época, porque el sol ahora está en su mínimo de actividad, tiene pocas manchas, pero el lugar en el que estamos trabajando –la estación de la ESA en Cebreros- es muy adecuado por el clima que tenemos, porque es verano, es agradable, pero no tenemos el calor que hace en las zonas meridionales, además de que, al estar apartado de poblaciones grandes, el problema de la contaminación lumínica es mucho menos acuciante”.

Cuestionado sobre qué le diría a alguien inexperto en el tema de la astronomía, Galadí ha señalado que “a una persona que no ha mirado mucho al cielo en su vida, lo que le diría es que debe ser conscientes de que se pueden ver muchas cosas en el firmamento sin necesidad de aparatos. No está mal tener prismáticos o un telescopio, pero, a simple vista, se pueden ver muchas cosas y lo que más llama la atención en esta época y en ese año, porque esto cambia cada año, es la posición de los planetas. Que busquen un poco de información en internet y con muy poquito van a poder localizar Venus, Júpiter y Saturno y, si tienen un poco de paciencia, de aquí a finales de julio podrán ver bastante bien el planeta Marte y, en concreto, el día 27 el eclipse de Luna, en torno a la medianoche y con Marte al lado, una visión casi de cine”. Este tipo de eventos, ha asegurado, “son los que llegar a enamorar y enganchar a la astronomía, sobre todo a los jóvenes para que adquieran vocación científica”.

Finalmente, ha apuntado el astrónomo, “para los cursos de astronomía de la UNED procuramos buscar emplazamientos que ofrezcan algún atractivo astronómico, que sea llamativo y local, y estas instalaciones reúnen la sensación de aventura con la tecnología de vanguardia y, al mismo tiempo, despiertan ese sentimiento de orgullo que, en un país como España, todavía necesitamos, ver que también aquí se hace ciencia y tecnología de primera línea”.

Durante el curso también hemos podido hablar con su director, Lionel Hernández, que ha indicado que “estamos en una estación de seguimiento de satélites en el espacio profundo, es decir, a una distancia de más de dos millones de kilómetros de distancia de la Tierra. De momento seguimos a tres satélites, Gaia, que es un telescopio que está haciendo una cartografía de nuestra galaxia, y dos satélites alrededor de Marte, ExoMars y Mars Express”.

Según ha explicado, “la tarea principal de la estación es seguir al satélite, recibir los datos que aporta, enviárselos a él si hace falta y hacer medición de ubicación para saber siempre donde se encuentra. Se puede decir que nosotros sintonizamos la radio, pero las informaciones se escuchan en Alemania, en el centro de control, porque la estación está controlada a distancia desde el país germano. Nosotros, excepto en las fases críticas, no hacemos operaciones locales y la carga principal del equipo que tenemos aquí es el mantenimiento preventivo y correctivo”. Para terminar, Hernández ha destacado el papel del centro ubicado en Cebreros y ha recordado su historia, desde que inició su trabajo en 2005 con el seguimiento del satélite Venus Express. “Lo que era importante para la red de estaciones de la ESA era tener tres de ellas con una distancia de 120 grados, de modo que tenemos una en Argentina, otra en Australia y faltaba una en Europa y se eligió Cebreros porque está cerca de Madrid, con un buen acceso. Lo ideal hubiera sido colocarla en Villanueva de la Cañada, donde tenemos el Centro de Astronomía, pero no se podía hacer a causa de las interferencias, entonces se buscó un sitio adecuado y qué mejor que este, donde se ubicaba una antigua estación de la NASA, que abandonó para concentrar todo en Robledo de Chavela, pero que mantenía toda su infraestructura y sólo necesitamos de una reforma e instalar nuestra antena. Además, estamos rodeados de montañas, aislados de población y contaminación lumínica”, ha concluido.

Today we highlight
Campus NoroesteConócenos
NOTIFICACIONES AL CORREO UNED DE LOS ESTUDIANTES Toda la COMUNICACIÓN DOCENTE Y ADMINISTRATIVA relacionada con sus estudios de Acceso, Grado, Master y Doctorado se envía a la dirección de correo del alumno de la UNED (xxxxxxxx@alumno.uned.es) Si usted no consulta con frecuencia este buzón, se recomienda que configure el correo para redirigir los mensajes a su cuenta personal habitual. Una vez autenticado en el portal de la UNED podrá acceder a la información relacionada con su cuenta en la página del estudiante
El día 21 -9-2018 la Biblioteca, en su zona de préstamo, permanecerá cerrada. Disculpen las molestias
C/ Canteros s/n 05005 Ávila - Ávila. tel.: 920206212 info@avila.uned.es